La publicación El Federal se refirió a los años en el que el escritor vivió en Vela. A continuación, transcribimos un fragmento:

"Todas las noches se sentaba en el bar "El Tito", frente a la estación. De aquellas horas nació "No habrá más penas ni olvidos". El pasacalle de un pastor que promete un día de bendición es lo primero que se ve cuando se entra a Vela. Un boulevard empedrado y las esquinas que parecen sacadas de la imaginación de Cordaro hacen del pueblo un sitio especial. Una plaza con árboles añosos, monumentos en ella, la sucursal de un banco y autos que pasan lentamente por badenes profundos mientras sus conductores se hablan entre sí. Los vecinos cruzan las calles y se saludan y muchos comercios tienen carteles llamativos. María Ignacia se llama el pueblo, al fondo, la estación ferroviaria es conocida por Vela. Para simplificar, se unieron nombres y apellido y así es hoy un pueblo con garbo y sobrados antecedentes de bohemia.

Osvaldo Soriano caminó por sus calles y respiró su noche como ninguno. El recuerdo de su paso por el pueblo aun es comentado. El Gordo vivía en las horas en donde la Luna domina el cielo y muchos lo recuerdan caminar solo, ensimismado por las animosas y nobles calles adoquinadas. Ficcionó a Vela en su novela "No habrá más penas ni olvidos". De alguna manera es un pueblo de novela, sobrevuelan en sus esquinas las sombras de los personajes que se han escapado de esas páginas donde las distintas facciones del peronismo se disputaban el poder local. El bar Tito, donde se sentaba a escribir está frente a la estación. En los suburbios del pueblo, don Rivero atiende el boliche y señala donde acostumbraba sentarse Soriano. La visión irradia nostalgia y también algo emoliente. No debe existir un mejor lugar para escribir. Don Rivero hace cincuenta años que atiende el bar, pero es crítico con nuestra visita. Llegamos a las 13.05. "Cierro a las una, mis clientes saben que tienen que venir antes". Con cierto aire marcial y preocupado por el tuco que se está haciendo, nos cierra la puerta con atildada generosidad.

Vela llegó a tener 6000 habitantes, pero no se habrían aburrido porque en su época de gloria, supieron convivir cincuenta bares y cinco cabarets. "No te alcanzaba el día para ir a todos los boliches" nos cuenta Julio, dueño de uno de los pocos que han quedado, "El Pulpo". Su abuelo escapó de la guerra civil española y halló en Vela un lugar ideal para vivir. 

"Acá todos tenemos la costumbre del bar, todo se corta a las doce para tomar un aperitivo, pero a la noche es mayor la actividad". Julio atiende a sus clientes con placer. Nació para esto, su padre fue Don Tito Alegre, dueño del famoso bar donde iba Soriano. Los autos paran y dejan el motor en marcha para pedirle a Julio un vermut al paso. Se siente una despreocupada sensación de que en el pueblo nadie está nervioso. Uno de los clientes nos cuenta que aquel que está sentado solo en una mesa le dicen Formula Uno. "Tiene motor de cinco litros". 

Algunos de atrás festejan la victoria de un equipo de futbol local y hablan de un empleado de un comercio que atiende con algunas copas de más. El pueblo a la hora meridiana del almuerzo es un ir y venir de chistes y chismes, pero con buenas costumbres. Hay buena gente en Vela que se toma la vida con paciencia y contemplación".

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoDomingo
AVELLANEDA

Av. Avellaneda 998Tel: 0249 4429000

LA MUTUAL

Av. Colon 1359Tel: 0249 4428439

SUIZA

Rodriguez y Av.EspañaTel: 0249 4444625

LAS MÁS LEÍDAS

01JUNTandil entre las ciudades más frías de Argentina

10JUNCamionero tandilense involucrado en accidente fatal en Lobería

23JUNViolento accidente entre dos camiones