Por Viviana Dinkel

Carmen Nélida Schramm, de 56 años, crecida en el campo, rodeada de gallinas y criadero de pollos. Trabajar en una avícola, es algo que le encanta y disfruta. De alma errante, llegó a Tandil para abrir su local y no irse nunca más.

----------------
"Emprendimiento es vivir unos cuantos años de tu vida de una forma que la mayoría no lo hará, para que puedas destinar el resto de tu vida de una forma que la mayoría no puede".- (Warren G. Tracy)

En el barrio la llaman "la pollera" y en esta nota, nos abre las puertas de su local, para darnos a conocer su historia. La de una incansable mujer emprendedora. 
----------------

"Nací en El Dorado, Misiones, a los 6 años, nos mudamos a Baradero, provincia de Bs.As. y a los 12 años volvimos a armar valijas y nos cambiamos a Escobar, donde finalmente nos instalamos".

Carmen tiene una historia de mudanzas incansable, tiene muchas cosas que hereda de sus padres. Su madre, Erna, de origen polaco y su padre Walter, de origen alemán, ambos inmigrantes, llegaron a la Argentina cuando tenían 15 años, compartieron el mismo viaje, pero para ese entonces no se conocían. Arribaron en tren a Corrientes y luego en un carro de cuatro ruedas fueron trasladados a Misiones, ahí se hicieron vecinos y un día se enamoraron y se casaron, formando una familia de seis hijos.

Walter comenzó siendo techista y Erna ama de casa, luego su padre puso un almacén de ramos generales, hasta que un día por situaciones políticas de la época, le prendieron fuego el local, es así que deciden mudarse a Baradero, provincia de Bs.As.

El matrimonio trabajó en un asilo de niños huérfanos, donde su padre se dedicaba al mantenimiento y su madre a la cocina, en ese ambiente rodeada de ciento cincuenta niños, se crió Carmen y es desde aquella época que recuerda ayudar a sus padres en las tareas del trabajo, no tardaron mucho en volver a agarrar las maletas y nuevamente partieron rumbo a otro destino, esta vez fue Escobar.

Esa ciudad fue el destino final de sus padres y donde otra vez apostaron por un emprendimiento propio y pusieron un "bar" donde le daban de comer a todos los trabajadores del pueblo. Lamentablemente su padre enfermó por el mal de Chagas y falleció. Su madre, como buena europea aguerrida, siguió con el comercio y haciéndose cargo de sus hijos más pequeños hasta jubilarse. Hoy sigue viviendo ahí con unos muy bien llevados noventa años, donde se dedica a disfrutar de las actividades de los centros de jubilados, la familia y los amigos.

Herencia y Mandatos:

Los mandatos del techo propio y la herencia del esfuerzo y el trabajo, son los principales objetivos, que Carmen, "la pollera" emprende en su búsqueda de adulta…si algo ella tenía en claro en su vida eran dos cosas: una que iba a poner un local avícola en donde sea que fuera y otra que se iba a comprar su techo, porque era lo que le habían enseñado, lo que había mamado, lo que debía hacer, a costa de cualquier traba en su camino.

"Soy madre de 3 hijos, Lucas de 34 años, Érica de 28 y Brenda de 19, soy una mujer sola, separada de dos matrimonios, donde debo agradecer llevarme muy bien con ambos y viuda de una tercera pareja, la cual debo gratitud, entre tantas cosas, por haberme mostrado la ciudad de Tandil".

Con una sonrisa siempre en el rostro y una risa muy contagiosa, cuenta una anécdota muy particular, donde ella agradecía no haber nacido varón, para no tener que salir todos los días a traer el pan a la casa, pero tampoco le convencía, el rol de la mujer y parecerse a la ama de casa, que fue su madre… pero finalmente la vida la llevó por un camino mixto, terminó haciendo el rol de ambos, como una mujer fuerte, emprendedora y luchadora, se pone el delantal y abre todos los días las puertas de su local y detrás del mostrador espera con ansias que entren los clientes para regalarle una sonrisa y prestar su oreja, donde dice, que es su forma de hacer terapia y es ahí donde se reconoce como su padre, trayendo el pan todos los días a su casa y sin poder escapar a las tareas del hogar y a la atención de sus hijos (es donde se identifica con su madre).

No solo el trabajo y la casa son las lecciones que incorporó de sus padres, sino también las múltiples mudanzas. De Escobar se mudó a Baradero, sus primeros pasos fueron dedicándose a la cría y venta de pollos para una empresa y luego se metió de lleno en el mundo avícola, a los 26 años puso su primera pollería y desde esa época se dedicó a ser "pollera", sin importar cuantas veces armaba y desarmaba las valijas o las ciudades que se mudara, su meta era poner una avícola donde fuera… con la camioneta cargada, las maletas con ropa y un poco de ahorros…llegó a  San Miguel, provincia de Bs.As, embarazada de su primer hijo, Lucas. Buscando poder crecer y expandirse, ahí estuvieron viviendo unos 10 años, hasta que el destino le jugó una mala pasada y sufrieron un robo a mano armada, del cual la dejó muy angustiada e intranquila y a pesar de todo lo bien que laboralmente les estaba yendo, decidieron volver a tomar la ruta y esta vez fue el turno de General Madariaga junto a su marido y sus hijos, porque para esa época ya había nacido Erica.

Con amigos en esa ciudad, empezaron nuevamente de cero y abrieron esta vez un mini mercado, donde de forma conjunta con su marido lo atendían y se hacían cargo de todo.

Si bien su esfuerzo estuvo abocado siempre a poder comprar un techo propio, que era el mandato de sus padres, de sus abuelos... trabajar en el mini mercado no la hacía feliz, ya no podía atender a los clientes como a ella le gastaba, con una relación más personalizada, el trabajar con muchos proveedores y el estar metida ahí adentro todo el día, le quitaba la sonrisa, es ahí cuando Carmen nuevamente vuelve a sus raíces y abre otro local de pollos. "la pollería es mi trabajo, mi profesión, no reniego de levantarme todos los días para hacer ese eso, me da placer".

Después de tanto esfuerzo, su sueño, el del techo propio, se hizo realidad, pudieron comprarse su casita!.

"cuando uno logra cumplir su objetivo, ve todo lindo… yo soy positiva y veía mi casita, el lugar, los vecinos, todo lindo"… era momento para poder disfrutarla en familia, con amigos, pero a pesar de tener su techo, no bajó los brazos y siguió adelante con el esfuerzo y la tenacidad que la caracteriza.

Casa nueva, vida nueva!

Al cabo de un tiempo, Carmen se separa de su marido y decide re armarse y vuelve a comprar su hogar, esta vez para ella y sus hijos… rearma su vida amorosa, y será fruto de esta nueva relación su tercer hijo, Brenda.
Como la vida tiene muchas vueltas, otra vez la separación golpea a su puerta, separada y con tres hijos, Carmen sigue haciéndose camino al andar y conoce a su tercer amor Alberto: de la mano de él, se mudaran a Tandil para nuevamente echar raíces.

Al principio Tandil le fue muy difícil, dado que es una ciudad cara respecto e otras, pero su belleza, su gente y sus sierras la encandiló y decidió no bajar los brazos, a tal punto que estuvo trabajando como ayudante de albañil junto a su pareja, hasta poder abrir su local.

Fiel a los mandatos, ahorraba cada peso que ganaba y en uno de los mejores momentos de su vida, con terreno propio y a punto de abrir una nueva pollería, queda viuda. Golpeada, triste y sola, otra vez se arremanga y lucha por la apertura de su local avícola, donde después de varias trabas administrativas y económicas, logra salir adelante y nuevamente hacerle frente a los retos de la vida.

Carmen, una descendiente de europeos agerrida y con una fortaleza de mirar hacia adelante siempre, agacha el lomo, como dice ella y sigue remando…

El legado para sus hijos

"Mis estudios fueron solo primarios, como no quería estudiar más, me puse a trabajar".

A diferencia de su adolescencia, ella les inculco a sus hijos seguir estudiando hasta terminar el secundario, estar capacitado y tener herramientas es importante para defenderse en la vida y para eso, la educación es fundamental. 
"uno le tiene que poner límites al trabajo" dice sobre su mirada respecto a todo el sacrificio y el esfuerzo que conlleva tener un comercio.

Ella es una persona acostumbrada al trabajo, a tal punto que no sabe qué hacer en sus ratos libres, no sabe cómo disfrutar de las cosas cotidianas, no sabe cómo darse lugar para hacer lo que una mujer de hoy, suele hacer: alguna actividad física, algún hobbies, dedicar tiempo para ella …se siente perdida fuera de su pollería.

Es así que al día de hoy no solo tiene un local sino dos, uno de ellos está sobre la calle Falucho, hoy está a cargo del mismo su hija Érica, quien al principio tomó las riendas como una mera salida laboral y hoy comparte la pasión de los "pollos" al igual que su mamá y otro, el de ella, sobre la Av. Monseñor Actis. Su hijo Lucas, también es comerciante, a cargo de una carnicería y su hija menor Brenda, ayuda con la avícola, pero su elección es apostar a una carrera profesional, estudiando en la Universidad.

"Yo estoy tranquila, porque mis hijos pueden armarse, laboralmente como emprendedores independientes o profesionales, con el legado de tener su techo propio".

La enseñanza de Carmen como una madre luchadora, trabajadora y positiva, fue bien aprendida por sus hijos, será una decisión de ellos, poder llevar a la práctica la búsqueda del "equilibrio de la vida"… entre el trabajo y el disfrute… porque, lo único que ella, haría distinto si pudiese volver el tiempo atrás, es de haber disfrutado un poco más de sus hijos, de su familia…

Esta es la historia de una mujer emprendedora de la vida, donde dice: "en mi vida, a pesar de todo, tuve un diez por ciento de cosas malas y un noventa de cosas buenas, soy una mujer afortunada de vivir de lo que me gusta y apasiona, de poder tener mi casa y ayudar a mis hijos a conseguir la suya, pero ahora que también estoy jubilada, mi siguiente proyecto es poder llevar a mis hijos de viaje y disfrutar todos juntos en familia".

DE MUJER A MUJER
…"todo se puede, nunca es tarde para empezar, todo lo que uno se propone y lucha… se logra, pero la vida, no es solo trabajo. Yo hoy tengo que aprender a disfrutar más de las cosas cotidianas, de ocuparme de mi, como mujer… y en eso estoy…aprendiendo".

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoViernes
ARANGUREN

Av. España 146Tel: 0249 4425589

CENTRAL

Rodriguez 423Tel: 0249 442-5628/4431313

FLORIT

Belgrano 1196Tel: 0249 4431960

LAS MÁS LEÍDAS

25JULLa Granja Los Pibes y los nuevos desafíos

06AGOCerdos criados con basura, en la "Capital del Salamín"

10AGOLa lucha del deseo frente a la desidia estatal