Agustina Ibarra, tandilense, de 21 años, estudiante del Profesorado en Educación Física en el Instituto de Educación Superior Tandil y profesora de Zumba, una joven mujer con bastante camino recorrido, un gran ejemplo de dedicación, ganas y esfuerzo. 

Con una gran sonrisa, una futura "profe" de Educación Física, nos cuenta que es la "zumba" y sus beneficios.

Agustina, de una personalidad inquieta, curiosa, característica un poco de su edad y un poco de su personalidad, se describe como una persona alegre, cosa que doy fe, porque su sonrisa en su rostro, permanece impecable durante toda la nota "soy muy alegre, no suelo enojarme, soy una persona activa, que si me quedo quieta me aburro".

Su familia, conformada por papá, mamá, hermana mayor y ella como hija menor…cuenta que no pudo compartir mucho juego con su hermana, porque en la infancia, cinco años de diferencia es un abismo…entonces se encargó de buscar un montón de amigos del barrio con quien salir a jugar, "ya de chica me decían terremoto, era muy inquieta, no paraba de hablar, de  jugar, de cantar y bailar, me la pasaba molestando, entonces salir a jugar a la calle era mi descarga".

Criada cerca del barrio Palermo, entre calles de tierra y campo abierto…con sus amigas del barrio se pasaban horas jugando, andando en bicicleta, de casa en casa, "mi mamá me venía a buscar a las casas de mis amigas o me salía a gritar a la calle, para que entrara a casa".

Siempre le gustó hacer cualquier tipo de deporte, mientras pudiera estar por fuera de cuatro paredes, probó de todo, hizo gimnasia artística, fue "boy scouts" y hizo durante cinco años el  conservatorio de música, sus gustos se repartían entre estar al aire libre, la música y relacionarse con el otro…"mi papa toca la guitarra y de su mano conocí la música, en el conservatorio tuve que elegir un instrumento y seguí sus pasos, elegí guitarra y desde entonces hasta hoy, tocamos todos los Domingos juntos en la "Parroquia San Antonio de Padua".
Con los "boy scouts" aprendió mucho a trabajar en equipo, a hacer cosas por el otro, valores, disciplina y un mensaje que hasta el día de hoy, ella sigue incorporando en su vida cotidiana: "siempre listos" esa frase la marcó y la incorporó como un lema de vida, porque para ella significa estar al servicio de los demás.

El secundario dejó sus huellas, en diferentes aspectos, por un lado en materia de estudio, se dio cuenta de que todas las materias técnicas como matemática, química, no eran su fuerte, en cambio las materias relacionado a lo social, o lo humanístico, las resolvía con gusto, pero por sobre todo, con lo que mas se le ilumina la cara, es con la gimnasia, cada vez que la clase de educación física aparece en el horario, la sonrisa inunda su cara, pero como todo adolescente nada es fácil y cada cambio, genera muchas ansiedades y todo parece un mundo"yo hice mitad en una escuela y mitad en otra, al cambiarme de colegio, lo que mas temía, era no lograr hacerme de un grupo de amigas, que no me integren y por suerte, me hice un grupo re lindo, somos trece amigas que nos hicimos intimas, hasta hoy, si bien ahora estamos cada una con sus cosas, la amistad se mantiene intacta".

Una vez terminado el secundario, son dos, las carreras por la cual decidirse, Musicoterapia o  Profesorado de Educación Física, ambas tienen cosas que despiertan el entusiasmo en Agustina, una era estatal y otra privada, una tenia que viajar a Buenos Aires para estudiar y la otra era en su ciudad, una decisión que no llevó mucho tiempo resolver…"soy muy familiera, el emprender un viaje a capital me resulta un poco estresante, la cantidad de gente, la cantidad de autos, la inseguridad y sobre todo dejar la comida casera de mi mamá y arreglármelas sola, realmente no me seduce ni me quita el sueño, viajar a Bs.As. Me crié en un barrio tranquilo y prefiero estar en Tandil".

El cambio para esa época era mucho y no era negociable…"no me imagino viviendo sola aún, tengo novio, pero estar en mi casa, sin nadie con quien hablar o compartir, es algo que por el momento no me interesa" estar en la casa de sus padres, no solo es compartir comidas caseras y tardes de guitarra, ella mantiene un vínculo con sus padres y su hermana Eugenia, muy unido y donde destaca el apoyo incondicional de sus padres para ella y su hermana.

Cuando finalmente decidió estudiar Profesorado en Educaron Física, antes de hacer la inscripción, necesitaba saber si para sus padres era posible costear la carrera,"mi papá siempre quiso ser profesor de gimnasia y la vida lo termino llevando para otro lado, entonces eso me motivo aun más y era tanto el entusiasmo, que mis papás no dudaron en apoyarme, entonces, me propuse una meta, en cuanto pudiera, iba a buscarme algún trabajo, para poder ayudar y aliviar el esfuerzo de ellos".

La experiencia del primer trabajo:
Sin darse cuenta los años pasaron volando y faltando un poco más de un año, para recibir el titulo, el trabajo le golpeó la puerta "me llamaron un día, de la Colonia Municipal, para ver si me interesaba trabajar ahí y yo no podía creerlo, estaba súper entusiasmada, en la entrevista me entero que un compañero del profesorado, había sugerido mi nombre".

El desafió de esta nueva etapa es poder incorporar todos los conocimientos adquiridos en el profesorado, tener las herramientas para poder lidiar con semejante responsabilidad "tenia que ser la "profe" de un grupo de chicos de seis años, me sentía súper emocionada, ansiosa, con taquicardia…preguntaba de todo a los otros profes, como para saber como manejar y prevenir todas las situaciones que se me pudieran presentar" pero como muchos sabemos, la vida se encarga de ponernos a prueba y era el turno de Agustina, por más preparación que uno tenga, en un momento determinado, cuenta el instinto, el aprendizaje incorporado, los valores familiares y la audacia de sortear dichas situaciones y sobre todo hacerle frente al miedo, a lo desconocido, porque el primer trabajo es así, no hay experiencia previa, es uno con todo lo nuevo y depende de la postura con que se enfrente, los resultados obtenidos, no se miden en éxitos o fracasos, solo importa intentarlo y dar lo mejor.

Así Agustina, tomo el "toro por las astas" y se tiró a la pileta, peor esta vez, no como una forma de decir, sino literal, real… a cargo de su grupo de chicos, tenía el desafió de enseñarles a nadar y al agua pato! "escuchar a un nene, diciéndome "profe' era lo mejor, se me agrandaba el corazón…no solo por enseñarles natación, sino por lo humano, por enseñarles valores, respeto y disciplina, éramos tres profesores primerizos y nos apoyábamos entre todos, fue una experiencia mágica".

La colonia llega a su fin y al mirar para atrás, se ve todo lo aprendido, es algo que no tiene descripción alguna; las imágenes valen más que las palabras, en este caso las anécdotas:"ver a los nenes con miedo por entrar a la pileta y verme a mi, poder lograr sacarles ese miedo, como también inculcarle valores como el compartir, es gratificante". Hay muchos chicos de diferentes clases sociales en la colonia y muchas vivencias familiares distintas, en ámbitos sociales más vulnerables, podemos ver como los chicos se refugian en la colonia, no solo como una actividad de verano, sino como un lugar donde vincularse y compartir con sus pares y poder sentirse incluidos y contenidos.  La simpleza de las acciones de los chicos, son una lección de grandeza para nosotros, los adultos, "una nena, una vez me dice: (mi mamá no me pudo comprar galletitas, solo tengo agua) y al expresar esto, ante los otros nenes, inmediatamente veo un montón de manitos compartiendo sus galletitas".

Verano 2017, otra nueva aventura comienza, una nueva experiencia de colonia y lo aprendido ya sienta base "ya con una experiencia previa, analizas las cosas desde otro lugar, estas más segura, más tranquila, si un nene se pone a llorar, ya sabes como contenerlo, sin dejar de atender a los otros treinta, porque año a año, una se hace planteos de cómo mejorar, como utilizar mejor las herramientas que te brinda el estudio, para volcarlo en el trabajo".

Al cierre de cada verano, se produce una muestra con todos los chicos y la despedida es muy emotiva y reconfortante, llena de buena energía para esperar el próximo verano, con mucho entusiasmo para compartir nuevas aventuras y poder enseñar cosas nuevas y sobre todo, dejarse enseñar por los chicos "el abrazo final de despedida, fue tremendo, súper emocionante, se hizo un cierre con todos los profes y los chicos, yo estaba re exaltada, exalté a todos los niños… feliz" 
La experiencia de la colonia, no solo fue con los chicos, sino también con adultos mayores, son vivencias distintas, pero ambas gratificantes para una "profe" de veintiún años, donde aún tiene mucho por aprender y para dar, "los adultos mayores, en un punto son como niños, juegan, se divierten, comparten y es increíble ver en la pileta a aquellos abuelos que nunca aprendieron a nadar y de repente, los ves que meten la cabeza debajo del agua y chapotean como niños, ellos se súper emocionan y están felices, te abrazan, te besan, te dan las gracias…esas acciones me hacen sentir el corazón gigante" 

Zumba!  gimnasia, baile y más!
Durante el último tiempo, "Zumba" se transformó en una palabra cotidiana para todos. Pero, ¿qué es realmente? Se trata de un estilo de "gimnasia con baile" que fusiona fitness, entretenimiento y ritmos latinoamericanos, como lo son la salsa, el merengue, la cumbia y el  reggaetón.

El creador de Zumba se llama Beto Pérez, entrenador de acondicionamiento físico, quien comenzó como un instructor de gimnasio en su ciudad natal de Cali, Colombia, y al llegar a clase un día, se dio cuenta que había dejado su música aeróbica tradicional en casa. En un momento de espontaneidad, saca sus cintas de salsa y merengue personales de su mochila e improvisando pasos y coreos, enseñó su primera clase de Zumba, esto fue en la década de los 90's.

Fue registrado como marca en Estados Unidos en 2001 y es la compañía más grande de baile-fitness en el mundo. Es que, su combinación de ritmos de todo el mundo y coreografías contagiosas, ofrecen un entrenamiento efectivo en todo el cuerpo: gracias a este ejercicio, es posible quemar hasta 1.000 calorías en una clase. ¿Lo mejor? su cualidad como tonificante en brazos, piernas, glúteos y abdominales, es un método alternativo para practicar deporte y además favorece el buen humor, la relajación y contribuye a liberar tensiones. Debido a la masividad que adquirió en los últimos años, zumba es un ritmo que se instaló y que sin dudas llegó para quedarse.

La "zumba" entra en la vida de Agustina de una manera casual, una amiga le cuenta de esta nueva tendencia y le sugiere que haga un curso, que no solo la puede ayudar a conseguir trabajo, sino que dado su perfil, era ideal para ella. Es así como Agustina viaja a Buenos Aires a realizar el curso de zumba, que por suerte, solo necesitaba estar en la gran ciudad, un día.

"Tener una buena base de educación física, para mi, es fundamental y te juega a favor, al igual que lo aprendido en el conservatorio, que también me ayudó mucho, para poder marcar el ritmo, la percusión es ideal para marcar el tempo" Agustina, quien disfruta de bailar, supo aprovechar esas enseñanzas para poder aplicarlo, en lo que al tiempo, sería su trabajo, dar clases de Zumba!.

El curso es básico, pero necesitas tener ese certificado, para poder dar clases, por eso es beneficioso, contar con conocimientos de educación física. Dura un día y te enseñan los pasos básicos en los diferentes ritmos, como programar una clase, la entrada en calor y el estiramiento, "estos dos últimos puntos, son sumamente importantes, porque no deja de ser una clase de gimnasia y los músculos necesitan estirarse, esto genera bienestar y puede evitar lesiones" 
De vuelta en Tandil y fascinada con esta nueva forma de hacer ejercicios, asistió a unas clases, para saber bien de que trataba y como se sentía estar de alumna, "yo no había bailado nunca, aunque bailar y cantar me súper divierte y me gusta mucho… y realmente las clases me encantaron, para mi era todo un desafío, el ritmo tiene que ver con la música y yo con la música estoy desde chica, entonces me tiré a la pileta" esta vez era el turno de Agustina en sumergir la cabeza dentro del agua…y así fue, no tardó en que el trabajo volviera a golpearle la puerta, esta vez, un gimnasio donde le ofrecían el espacio para que ella arme sus clases de zumba.

Una de las experiencias más audaces y difíciles que le toca experimentar, es ser su propia RRPP, porque el trabajo en un gimnasio, cuenta con convocar a la gente para que se inscriba en la clase y llegar a un número mínimo de personas, para poder darla. Frente a esta tarea nueva y difícil, Agustina puso toda su entusiasmo, creatividad y esfuerzo y comenzó con la convocatoria "una profe debe promocionar sus clases, hice folletos que pague de mi bolsillo y comencé a caminar todo el centro, repartí por todos lados y de a poco me iba haciendo de mis alumnas".

"Mis clases las armo con diferentes coreos, copio algunos pasos, otros los modifico y otros los invento de cero, con todo ese mix, armo mis coreos y trato de ponerle mi impronta personal, una vez listos, frente al espejo de casa, los practico una y mil veces, hasta tenerlos listo para las clases".

Todo lo bueno, llega a su fin, la vida se compone de momentos, buenos y malos, al igual que en las experiencias laborales…esto sucede a menudo y para una persona joven que da sus primeros pasos en lo laboral, es un aprendizaje, quizá abrupto, quizás frustrante, pero como dice el refrán:"lo que no te mata, te fortalece" y frente a la amarga noticia de que el gimnasio cerraba sus puertas, Agustina, sin bajar los brazos, siguió adelante y va por mas! …"me confié mucho porque siempre me llego el trabajo de arriba".

Aprendida la lección de que un trabajo no dura para siempre y muchas veces es uno el que tiene que ir a golpear las puertas, ella siguió sembrando…y finalmente, la cosecha fue buena, siempre agradecida con la gente, por dar buenas recomendaciones de su persona y su trabajo, fue así que le llega una propuesta del Club Independiente, aunque por un tiempo limitado, para dar sus clases de zumba y así, un trabajo trajo otro…

Zumba para la Comunidad!
Es el turno de la "zumba" para la comunidad, tanto se habla de esta nueva clase de gimnasia, que Desarrollo Social incorporo en su agenda de actividades, las clases de zumba en diferentes espacios municipales y sociedades de fomento.
De la mano de Adela, Presidenta de la Sociedad de Fomento del barrio Palermo, una gran señora y luchadora innata, generadora de actividades para la comunidad, recomienda a Agustina para que sea la "profe" de su espacio y gracias a ella, se reúne con la coordinadora de Desarrollo Social y es así que consigue su clase semanal en el barrio.

"Esta experiencia, es totalmente diferente, porque yo no sabia con que me iba a encontrar… lo máximo que tuve eran 15 alumnas y Adela, comenzó a promocionar mis clases con bastante tiempo de anticipación y para mi gran sorpresa, cuando llego al primer día de clases, me encuentro con casi 30 alumnas… tenia taquicardia, el corazón se me salía del pecho y la sonrisa de oreja a oreja".

Dar clases en un gimnasio o en algún espacio privado se diferencia mucho de un espacio gratuito, la gente que asiste a estos espacios, muchas veces no  tiene la posibilidad de pagar una clase y casi siempre, quedan al margen de las "ultimas tendencias", gracias a las actividades que brinda el Municipio de Tandil y Desarrollo Social, son muchas las personas que hoy conocen lo que es zumba y disfrutan de las clases de una forma inigualable "yo que soy joven y chiquita de cuerpo, frente a tantas mujeres adultas…respire hondo me presente, les hable un poco de mi, que era del barrio, les conté de la historia de la zumba y ahí se creo un vinculo cordial, relajado", la clase fue un éxito y semana a semana Agustina, prepara sus coreos, lleva su equipo de música y se dirige con mucho placer a dar su clase, no lo siente como un trabajo, sino como un espacio donde puede hacer divertir y ejercitar a mujeres que con entusiasmo y compromiso se reservan un ratito de los Miércoles, para poder hacer una actividad que las divierte, las saca de su rutina, les hace olvidar las cosas tristes y esa hora, es mucho más que una clase de zumba, ahí no son esposas, no son mamás, no son trabajadoras, no son amas  de casa… son mujeres ocupándose de ellas mismas.

"La gente en los barrios, es mas autentica, no tiene vergüenza, en la clase, se grita, se canta, todo se hace con una sonrisa, las alumnas quedan fascinadas y preguntaban por más clases…hoy creamos un grupo hermoso, hacemos fiestas, reuniones, cuando hay alguna muestra, se que cuento con todas ellas… es una experiencia única, yo me siento en mi salsa".

Zumba, por lo menos en nuestra ciudad, en nuestros barrios, se transformó en sinónimo de bienestar, de compañerismo, de alegría, la persona que lo practica ni se da cuenta de que está entrenando. En definitiva, es un "ejercicio disfrazado", ejercitarse sin sacrificio y que le hace bien al cuerpo, a la mente y al espíritu.

Construyendo el futuro:
A poco de recibirse, en un futuro cercano con titulo en mano, esta joven mujer, puede dar cuenta de lo aprendido y saber con el potencial que cuenta, para poder hacerle frente a la vida y desde que lugar pararse frente a un trabajo, sabe que nada es gratis, todo lleva esfuerzo, compromiso, valores, pero por sobre todo ganas, deseos, sueños… que si uno quiere, se puede!.

Hoy, mientras termina su cursada, seguirá ayudando a sus padres en la cuota de su educación, trabajando de forma aislada, dando clases, por aquí y por allá, enseñando a nadar en los veranos de colonia a chicos y grandes y sumando alumnas por todo Tandil.

"Estar con la docencia, es mucho mas que enseñar, es compromiso, es fomentar valores, es estar abierta al aprendizaje que te da el otro…es un trabajo en equipo, no solo imponer por ser la "profe"…rescato de mis profesores de gimnasia, algunas enseñanzas importantes: el de la primaría, que no exponía a los chicos que tenían dificultades con la actividad física y el de secundaria, siempre buscaba la forma de motivarnos, de generar algo nuevo".

Hoy con la tecnología, se abre un gran desafío para todos lo profesores, como conectar al alumno con la naturaleza, con el otro, con el dialogo, con las actividades grupales, re conectar con experiencias de vida al aire libre que estas generaciones de chicos, experimentan poco y nada "me gustaría ser una "profe" que marque la disciplina, el respeto, ser creativa, alegre y permitir un vinculo de ida y vuelta con el alumno, donde ellos también se puedan expresar y contarme las cosas que les pasan".

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoMiércoles
COLON

Av. colon 1201Tel: 0249 4423199 | 4422223

DEL CENTRO

Rodriguez 667Tel: 0249 Tel. 4423020

SUBELZA

Av. Falucho 701Tel: 0249 4443038

LAS MÁS LEÍDAS

01JUNTandil entre las ciudades más frías de Argentina

23JUNViolento accidente entre dos camiones

10JUNCamionero tandilense involucrado en accidente fatal en Lobería