En la jornada de ayer sobre la ruta 30 -a la altura del kilómetro 158- se produjo el vuelco de un auto en el que se trasladaban tres personas. Luego de rozar con un camión cisterna, el vehículo se despistó y culminó su trayecto sobre una de las banquinas. Dos de los ocupantes del auto fueron trasladados hacia el hospital local.

En la tarde de este lunes en proximidades al kilómetro 158 de la Ruta Provincial N° 30, se produjo un violento vuelco protagonizado por un Toyota Etios –dominio AA 721 XA- en el que se movilizaban tres personas. 

Por cuestiones que se estudiarán, el vehículo de la marca de origen japonés se dirigía en sentido Rauch/ Tandil y habría intentado una maniobra de sobrepaso con un camión cisterna afectado a la firma YPF que se movilizaba en la misma dirección. En este orden, el Etios habría “mordido” la banquina y al retomar la cinta asfáltica, colisionó contra las ruedas duales del camión y terminó volcando a varios metros de la ruta.

La unidad en cuestión era guiada por Ana Esther Nobleza que viajaba acompañada de Maria Teresa Elizalde y por un hombre que resultó ileso. En tanto que las dos mujeres fueron trasladadas hacia el Hospital Municipal Ramón Santamarina donde recibieron las primeras atenciones médicas.

El accidente sucedió en el Partido de Ayacucho por lo que el Destacamento Policial de la vecina localidad intervino en el hecho, aunque también se hizo presente personal de Seguridad Vial Tandil junto a efectivos de Bomberos junto al sistema de emergencias médicas de esta ciudad.

Búsqueda por marca y modelo

Búsqueda por valor

  Precio aprox.:

Ingrese el monto aprox. de la operación

pesos

Datos extraídos de

¡Gracias por su voto! Usted ya ha votado en esta encuesta.
Farmacias de turnoViernes
ARANGUREN

Av. España 146Tel: 0249 4425589

CENTRAL

Rodriguez 423Tel: 0249 442-5628/4431313

FLORIT

Belgrano 1196Tel: 0249 4431960

LAS MÁS LEÍDAS

25JULLa Granja Los Pibes y los nuevos desafíos

06AGOCerdos criados con basura, en la "Capital del Salamín"

10AGOLa lucha del deseo frente a la desidia estatal